• es
  • ca
  • en
  • 1 construccion cooperativa es

    UNA BODEGA CON HISTORIA PROPIA


    El cielo azul mediterráneo ha sido testigo de la importancia de la cultura del vino en las vidas de los habitantes del pueblo de Batea a lo largo de los siglos.

    La historia señala que el inicio de nuestra relación con el vino fue gracias a los fenicios que establecieron rutas comerciales con diferentes puntos geográficos de la península ibérica. Y es a través de la desembocadura del rio Ebro en el mar Mediterráneo como la actual Batea, situada a menos de 50 km. de distancia, tuvo su primer contacto con el vino en el siglo VII a.c.

    El vino que traían los fenicios como artículo de intercambio comercial y que la población local lo reservaba exclusivamente para ritos ceremoniales comenzó a ser producido en la zona y con el paso del tiempo acabó convirtiéndose en uno de los protagonistas de la hoy conocida como dieta mediterránea.

    A finales de 1950 es cuando un grupo de viticultores de Batea conscientes de la importancia social y económica que representaba el cultivo de la vid deciden dar un paso adelante uniendo voluntades y recursos en la creación de Celler Batea.

    Los inicios suelen ser difíciles como fueron los nuestros. En un contexto general de precariedad y siguiendo el principio de hacer más con menos, los 101 viticultores fundadores de Celler Batea construyeron las instalaciones originales al mismo tiempo que cultivaban los viñedos culminando en 1961 con la elaboración de la primera añada constituyendo el primer paso de un largo camino andado hasta hoy.